3134555425 montanadesilencio@gmail.com

Etiqueta en el zendo

Las normas de etiqueta en el zendo pueden variar entre diferentes templos, y las siguientes reglas podrían no ser aplicables en muchos otros zendos:

  • El Han comienza a sonar 10 minutos antes de iniciar zazen.
  • Todos los practicantes deben entrar en el zendo, antes de que suene el segundo redoble del Han. En caso de no ser posible, se espera hasta después del ingreso del maestro o el dirigente de práctica (Doshi) y que éste, con el Jisha, hayan terminado la ofrenda ante el altar. Se ingresa después del tercer golpe de gong.
  • Los practicantes entran por la parte izquierda de la puerta, con el pie izquierdo primero (la puerta del lado derecho permanece cerrada y sólo se abre para el ingreso del maestro o del Doshi).
  • Con las manos unidas se hace shashu (venia con las manos empuñadas a la altura del abdomen, derecha sobre izquierda) tan pronto se entra. Si se lleva el zafu u otros elementos entre las manos, estos se pueden sostener de manera respetuosa a la altura del abdomen y hacer la venia sin soltarlos. Si se lleva el kesa, el Rakusu o el Oryoki, estos se llevan a la altura de los ojos, y se hace las venias sin bajarlos, solo se inclina la cabeza y el tronco.
  • En el zendo de Hakuan, se continúa en línea recta pasando al lado izquierdo del altar hasta llegar al fondo, frente a los zabutones. Allí se puede girar hacia la izquierda o hacia la derecha en ángulo recto caminado sin prisa, pero firmemente, con atención y cargando el zafu y los otros objetos a la altura del pecho hasta llegar al zabuton más distante libre, o a la altura de los ojos si carga el kesa, rakusu u oryoki; al doblar las esquinas siempre se voltea respetando el ángulo recto (no hacer nunca travesías ni adelantarse a los otros). Al pasar detrás del altar, se hace una venia. Actuar sin seguir las preferencias personales.
  • Se sitúa el zafu sobre el zabuton y se hace gassho mirando hacia ellos.
  • Si hay otras personas sentadas en los puestos de al lado, estos también hacen gassho con el que acaba de llegar.
  • Luego se gira en el sentido de las agujas del reloj 180° y, mirando hacia el centro del zendo, se saluda a todos los presentes (al universo entero). Los que estén observando, también responden al gassho.
  • A continuación, nos sentamos sobre el zafu inicialmente mirando hacia dentro. Nos sacudimos los pies, para no ensuciar el zabuton y, luego, giramos para quedar mirando hacia la pared.
  • Tomamos la postura de zazen, hasta donde sea posible en cuarto de loto, medio loto o loto completo. El que no pueda tomar esta postura, se puede sentar en postura de seiza sobre un zafu o en una banqueta apropiada. También es posibles, en caso necesario, sentarse sobre una silla sin recostarse contra el espaldar, tratando de tener la columna recta, sin forzar. En este caso es preferible que la silla permanezca fuera del zendo o en un lugar donde no incomode a los otros.
  • Antes de empezar la práctica, nos inclinamos hacia ambos lados, con ambas manos con los puños apoyados contra los muslos mirando hacia el cielo, primero ampliamente y luego reduciendo el ángulo hasta quedar en el plano vertical, unas 4 o 5 veces.
  • Hacemos gassho y ponemos las manos en el mudra cósmico.
  • Después de que suenen los tres golpes de gong, el zendo debe permanecer en quietud y silencio. Nadie está autorizado a levantarse, salir de él, hablar o hacer algún tipo de movimiento que pueda molestar a los otros. Si se requiere asistencia o ayuda por alguna situación, se pone las manos en gassho y se mira hacia el puesto del dirigente o los asistentes, quienes deberán acudir a prestar la ayuda que se necesite. 
  • El primer período de zazen termina con dos golpes de campana.
  • Se hace gassho y con las manos empuñadas apoyadas contra los muslos hacemos unas cuantas oscilaciones progresivamente más amplias y nos ponemos de pie, con cuidado de que pies y piernas estén en condiciones de sostenernos. Si estamos entumidos, estiramos un poco las piernas para mejorar la irrigación de éstas antes de levantarnos.
  • Nos paramos y nos ponemos en postura de Kinhin con las manos juntas a la altura de la boca del estómago con el pulgar izquierdo apuntando hacia el frente o hacia abajo y la mano derecha sobre el puño de la mano izquierda.
  • El Kinhin se inicia con un golpe de claquetas. En este momento, el que necesite salir (para ir al baño o por otra razón  indispensable), puede hacerlo. También es el momento para que se retiren los que no se puedan quedar a la segunda parte de zazen. Esto se debe hacer en completo silencio, sin molestar la práctica de los otros.
  • Tan pronto suena el golpe seco de las claquetas, todos los que permanecen en el zendo se redistribuyen para formarse sin dejar espacios irregulares y se comienza el kinhin.
  • En Kinhin se camina siguiendo el sentido de las agujas del reloj, en fila india sin acosar a quien va adelante ni frenar al que nos antecede. Es necesario armonizar el ritmo de la marcha con el ritmo de los otros y, sobre todo, con la respiración.
  • Al final de Kinhin suena un golpe de claqueta, se hace shashu y se avanza rápidamente hasta volver al sitio donde está nuestro zafu.
  • Esperamos un momento de pie con las manos en shashu mirando hacia adentro y hacemos gassho cuando el dirigente lo inicie y suena el primer golpe de la campana. 
  • Nos sentamos como en el primer zazen y permanecemos en quietud después de los 3 golpes de campana.
  • Tres golpes de campana indican el inicio de la segunda parte; un golpe, marca el final de zazen.
  • Eventualmente, durante esta segunda parte se puede leer algún texto de la enseñanza apropiado, por unos pocos minutos, o dar algunas instrucciones cortas, si es necesario. También el dirigente puede corregir la postura de algunos practicantes y, en los zendos en que se acostumbra usar, es el momento de ofrecer y recibir el kyosaku.
  • Al finalizar zazen, se hace gassho y se sale de la postura haciendo algunas oscilaciones laterales cada vez más amplias. De nuevo, hay que levantarse con cuidado, teniendo en cuenta el estado de nuestras piernas y pies.
  • Al pararse, se hace gassho hacia el zafu primero y, luego, hacia el centro del zendo; se espera que todos estén listos, y cuando el dirigente lo inicie, se hace gassho hacia altar y luego shashu hacia él dirigente como gesto de respeto y gratitud (todos los practicantes al mismo tiempo).
  • Cogiendo el zafu de una manera respetuosa, salimos en el sentido contrario al del ingreso. Sin afán, pero sin retrasar a los otros y respetando el orden: primero los que están más cerca de la salida y por último el que está al final. Cuando hay dos grupos, al entrecruzarse al lado del altar, se alternan uno a uno para salir.
Cerrar